Publicado en Poesía

Cicatriz

Cada vez duele menos
y la cicatriz
ve coloreándose
de ese rosado matiz
que perfuma el recuerdo.

Ya no duele tanto
y mis labios encuentran la sonrisa
que a veces te dedicaba a escondidas.

Apenas duele ya
y puedo volver a probar
batido de fresas
y ver alguna de las películas
que tendían puentes imperfectos.

No duele.

Otros dolores vendrán
otras cicatrices,
otras sonrisas
y otras películas.

Los espero con la herida abierta,
limpia,
y la cicatriz brillante,
orgullosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s