Publicado en Feminismo

Tesis, antítesis y no síntesis del nacimiento de una opinión sobre la abolición (o no) del género.

Hay un debate actual en el feminismo (al que yo llego en pañales) sobre las transiciones entre distintos géneros, la teoría queer, la abolición de género. Yo pensaba que lo tenía muy claro, como todo en mi vida antes de entrar en contacto con el feminismo, jejeje. Pero una persona a la que considero una figura principal entre mis múltiples mentoras, hizo una pregunta o una apreciación en un debate y me entró la duda. No quise leer sobre el tema, no quise llenar mi cabeza de argumentos a favor o en contra de nada. Al contrario, si algo he aprendido desde que conocí el feminismo es que el espíritu crítico hay que entrenarlo. Así que decidí hacerme yo las preguntas e intentar contestármelas antes de leer.

Hoy, en un debate de Radio Rebelde Repúblicana, he tenido la suerte de escuchar a Judith Bosch (millones de gracias y millones de abrazos!!!), Marisa de Simón y Esther Ripa. Además de a todas las maravillosas mujeres que han opinado, preguntado y argumentado. Y por supuesto, las siempre certeras puntualizaciones de Yolanda Rodríguez. No se ha entrado en el tema y las preguntas que me hice hace tres días en un tren siguen en mi cabeza.

Esta es mi reflexión. Aún ni llega a opinión, aún tengo pendiente leer este artículo que sé que ha levantado ampollas de Beatriz Gimeno (a quien me encanta leer y con quien sólo estoy de acuerdo la mitad de la veces), quiero profundizar más en la construcción de los roles de género (se aceptan recomendaciones de artículos, libros o documentales) y, por supuesto, quiero preguntar a personas cercanas que han vivido en cuerpo propio la experiencia (Nil, si me lees, va por ti). Espero que se entienda este texto como lo que es, un intento de aclararme, de ver cuáles son mis pensamientos actuales y qué preguntas necesito contestar, un punto de partida en mi pensamiento que espero que evolucione.

Los roles de género (Tesis)

Cambiar de género. Elegir un género. Preferir un género. Los roles de género. Transitar de un género a otro es cambiar de roles. Mantener la estructura patriarcal que define a las personas en función de sus genitales, cuerpos, vestimenta, vello facial, gustos, colores preferidos, actividades de ocio… Cambiar de etiqueta, elegir un lugar en el sistema en lugar de dinamitarlo.

Antes de no sentirte mujer u hombre, tienes que saber qué es sentirte mujer u hombre. Para sentirte mujer u hombre tienes que sentir que ser una cosa u otra genera sentires diferentes. Tienes que sentir las expectativas que pesan sobre mujer o ser hombre.

Yo (que aún no tengo claro qué es sentirse mujer) lo veo así:

Naces con un cuerpo y, en función de ese cuerpo (en este caso, en función de los genitales de ese cuerpo, su sexo), la sociedad te trata de una manera u otra. Te visten con determinada ropa y te dicen qué partes de ese cuerpo tuyo tienen más valor que otras, te dicen qué cualidades son las apropiadas y qué actitudes van a ser censuradas, te regalan más objetos de determinado color o estética, etc….

Supongamos que alguien nace con vagina. Supongamos más allá y lleguemos a la utopía. Esa persona nace con vagina (o con pene) y no ocurre nada distinto a si hubiera nacido con pene (o con vagina). Su nombre no lo determinan sus genitales. Lleva el mismo corte de pelo y ropa que las personas que tienen pene (o vagina). Le abrazan, besan, riñen igual que si hubiera nacido con pene (o vagina). Le tocan, humillan, alaban y miran igual. Valoran las mismas cualidades.

Conforme crece, esta persona se relaciona de igual manera con personas que han nacido con vagina, con pene o con ambos órganos. Se tocan, se besan, se pelean y se ignoran independientemente de sus genitales. Reciben el mismo trato por parte de las personas adultas, de la sociedad y de sus cohortes.

Sé que esta utopía está a años luz de hoy, pero, si fuera así, ¿qué llevaría a una persona a preferir tener unos genitales diferentes de los suyos? (No consideraré aquí el Trastorno Dismórfico Corporal por que NO creo que la transexualidad sea ningún tipo de trastorno ni enfermedad mental)¿Qué le aportaría a esa persona tener pene en lugar de vagina (o viceversa)?

Sólo le veo sentido a querer tener unos genitales diferentes si esto hace que tu vida cambie, si tener pene te hace diferente para ti o el resto de personas de la persona que eres teniendo vagina.

A ver si me explico: si tus genitales determinan algo en tu vida como el tipo de relaciones que puedes vivir, el trato que recibes, el tipo de ropa que te pones, algún tipo de aprobación externa, el acceso a derecho, variaciones en tu autoestima… Entonces, poder elegir tus genitales debería ser un derecho. Pero los elegirías como un medio para conseguir ese tipo de vida, de relaciones, una mejora en el trato, el acceso a ropa, aprobación, derechos o autoestima. Que tus genitales determinen todo eso me parece cruel. Los genitales no debería determinar tu tipo de vida. Ninguna diferencia genética debería determinar el tipo de vida de nadie.

Pero actualmente, nacer con vagina te expone más a determinados peligros que si naces con pene (mutilación genital, violaciones, asesinato por parte de una pareja o familiar…).

Y pensando todo esto, sólo me surgen más preguntas:

Quien nace con vagina pero se siente hombre (no sé si esta es la manera correcta de decirlo, no he leído aún sobre el tema como he dicho), ¿lo hace por los privilegios que esta sociedad da a ese género? ¿Hay algo en los roles de género masculinos a lo que no puede acceder desde un cuerpo de mujer?

Quien nace con pene pero se siente mujer, ¿lo hace desde la posición de privilegio de haber nacido hombre y el desconocimiento de la discriminación que sufren las mujeres? ¿Hay algo en los roles de género femeninos a lo que no puede acceder desde un cuerpo de hombre?

Si la vida de los dos supuesto que acabo de inventarme no fuera a cambiar en nada, ¿estas personas pasarías por la experiencia de una operación quirúrgica y un cambio corporal que afecta a diversos sistemas (endocrino, nervioso, reproductor…)?

Somos cuerpo (Antítesis)

Y, sin embargo, creo a Erika Irusta cuando dice “somos cuerpo”. Nos movemos, nos acariciamos, lo modificamos con piercings, ejercicio, tatuajes o dietas. Sí, hay una gran influencia cultural en nuestra relación con nuestro cuerpo. En nuestro concepto de belleza, de normatividad, de lo que un cuerpo de hombre o de mujer debe ser. Pero somos cuerpo. No existimos sin cuerpo. No pensamos sin cuerpo. No queremos sin cuerpo. Con lo cual, esto me lleva a pensar, que somos nuestros genitales. No sólo nuestros genitales, también somos nuestras manos, las uñas rotas, el vello de los antebrazo, pulmón derecho y pulmón izquierdo.

Tenemos por un lado roles de género impuesto en función de los genitales que somos. Tenemos por otro lado un montón de características físicas que también nos etiquetan en determinados roles: volumen corporal, parecido al ideal de belleza impuesto por la sociedad, tono de voz, color de la piel… Tenemos también que no podemos existir sin cuerpo, con lo que algo de importancia tendrá en nuestra identidad cómo sea nuestro cuerpo.

Vuelve a estar claro, incluso así, que ninguna diferencia genética ni corporal debería determinar el tipo de vida ni el acceso a derechos y oportunidades de nadie.

Pero lo hace.

Cuerpo y género (Más preguntas en la búsqueda de la síntesis)

Ante esto, a mí sólo me queda seguir preguntándome.

  • ¿Hasta que punto sexo y género están entrelazados? (Para conocer las diferencias conceptuales podéis echar un ojo a este artículo, a mí me han recomendado también a Judith Butler)
  • ¿Hasta que punto mis genitales determinan cómo me relaciono con mi cuerpo? (Sobre uno de mis órganos genitales – el clítoris -ya ando reflexionando en mi sección de la Revista El Mono)
  • ¿El hecho de que un órgano genital femenino se sienta distinto a uno masculino puede ser una razón para cambiarlo? ¿Cómo sé que se siente distinto? ¿Cómo sé que me van a gustar las sensaciones físicas que experimente con un órgano que nunca he tenido?
  • ¿Hay personas que quieran cambiar de sexo y no de género? Es decir, ¿que quieran tener pene en lugar de vagina pero continuar siendo consideradas mujeres o tener vagina en lugar de pene y continuar siendo considerados hombres?
Anuncios

Un comentario sobre “Tesis, antítesis y no síntesis del nacimiento de una opinión sobre la abolición (o no) del género.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s