Publicado en Poesía

Palideces

No me atrevo a coger libretas anteriores.
Ya llegan demasiados recuerdos sin llamarlos.

Como tatuajes llevo tus “te quiero”
y como escarificaciones tus “no puedo”.

Ahora sólo duermo, leo y escribo.

No me escucho mucho,
no me leo mucho,
no me hago caso, o no mucho.

Llevo demasiado acumulado y lo voy soltando.

Algo valioso se me escapará,
es lo que tienen las limpiezas generales,
no te paras a seleccionar.

Necesito espacio.

Te agarras fuerte,
pero a base de
frotar
despejar
restregar
quemar
te vas volviendo más pálido.

Lo nuevo que sé de ti
me hace desconocerte,
pero lo que recupero de mí
me reconstruye.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s