Publicado en Poesía

Muéreme

Muéreme.
Muéreme y calla.

Víveme.
Víveme y besa.

No te sale.
No te salía.

Ahora dices que sí.
Ahora haces
lo que yo te pedía
lo que yo quería
cuando ya no quiero
cuando ya no pido.

Y agradeces
(¿a quién?)
lo que yo quise darte
lo que yo te dí
lo que yo te daría.

Y duele
profundo y fuerte.
Pero tus ojos
triste
me entristecen
¡a mí!

Ven.
Ven a mí.
O no vengas.
Pero a mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s