Publicado en Poesía

Yo me iba
y él
él estaba
– ahí, quieto
sin moverse –
esperando
pero sin seguirme.

Yo me iba
y él
él no se movía.

¡VEN!

Le pedía

¡NO PUEDO!

Me decía.

Y yo
yo no me iba
y le esperaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s